Mónica del Agua
Alma para mirar los instantes. Alma para capturarlos. Alma es lo que os ofrezco para las fotografías de ese día… Mi manera de fotografiar aportará una perspectiva única de vuestra historia para que el recuerdo de todo lo que ocurra permanezca con arte y sensibilidad. Para mi es fundamental que os sintáis en confianza, se que el día de vuestra boda es un día lleno de emociones y sentimientos. Os acompañaré con corazón y mi sutil presencia.

Sin duda, será una gran placer para mi contar parte de vuestra historia.

CONÓCENOS

María & Sergio

BODA EN SANTIAGO DE COMPOSTELA, GALICIA

Nuestro primer contacto con María y Sergio surgió hace tres años cuando hicimos el reportaje de la boda de la hermana de María, Silvia. En aquella boda (más bien bodón como diría mi ahijado) en la finca Lugar de Sestelo en A Coruña pudimos conocer de primera mano la integridad, unión y hospitalidad de la familia gallega. En la boda de Silvia y Rafa hicimos un gran reportaje y cuando lo vieron María y Sergio decidieron contratarnos para la suya ¡dos años antes de la fecha elegida!

Es maravilloso conocer desde dentro una cultura (la que sea) y a través de las familias conseguimos la llave para comprender mucho más del mundo en el que vivimos. Observando y fotografiando es nuestra manera de comprender la realidad que está ante nosotros.

La tarde antes del gran día de María y Sergio fuimos a visitar a su casa a la gran familia gallega que ya sentíamos en parte como nuestra y después aprovechamos para comer un buen pulpiño en Santiago de Compostela (nuestro trabajo es una paleta repleta de diversos placeres).

BODA EN EL PAZO DE TAMBRE

Al día siguiente empezó la gran danza del matrimonio; lágrimas, risas y mucha emoción en el Pazo do Tambre, un lugar realmente precioso en el que nos sentimos muy arropados. El ritual que prepararon a los novios fue bellísimo, un ritual celta al lado del río entre grandes árboles. Para comenzarlo la sobrina de María les rodeó dibujando un círculo de sal en el suelo, posteriormente les unieron las manos con una lazo mientras les entregaban a cada uno una ramita de su planta de poder… Fueron unos momentos mágicos.

BODA CELTA EN EL CAMPO

Después de aprovechar ese espacio para hacer unas fotos de familia nos dimos una vuelta por la finca del Pazo do Tambre. Los caballos, pájaros y demás animalitos de la finca nos acompañaron en nuestro paseo por entre los lagos y los grandes prados. Como fotógrafos es una pasada cuando nos encontramos con una finca con tantas posibilidades.

Cuando nos sentamos a comer teníamos varios regalitos de los novios hacia nosotros (cuando pasa esto se me derrite el corazón). Debido a la intensidad de todo lo vivido hasta el momento nos moríamos de hambre. Pues bien, Adri empezó a comer pan como si no existiera el mañana y de repente… ¡Empezó el festín! Bandejas de cigalas, navajas, rape, solomillo… Un banquete por todo lo alto. Nos sentimos tan agradecidos que en ese momento nos salió regalarles un postboda, las lágrimas de María y Sergio cuando se lo dijimos nos emocionaron. Son una pareja que valora mucho nuestra fotografía y vibra con ella. Y así fue como dos días más tarde se volvieron a poner de gala y nosotros coger nuestras cámaras y nos fuimos al lugar mágico del Castro de Baroña, un castro celta en un pequeño islote a pie de mar…

¿Qué mejor manera de acabar otra gran boda?

FEARLESS
ZANKYOU
INSPIRATION
fotografos de boda