Mónica del Agua
Alma para mirar los instantes. Alma para capturarlos. Alma es lo que os ofrezco para las fotografías de ese día… Mi manera de fotografiar aportará una perspectiva única de vuestra historia para que el recuerdo de todo lo que ocurra permanezca con arte y sensibilidad. Para mi es fundamental que os sintáis en confianza, se que el día de vuestra boda es un día lleno de emociones y sentimientos. Os acompañaré con corazón y mi sutil presencia.

Sin duda, será una gran placer para mi contar parte de vuestra historia.

CONÓCENOS

Sophie & Marc

BODA EN BIARRITZ, FRANCIA

La primera vez que coincidimos con Sophie & Marc fue en la boda que estábamos haciendo de unos amigos suyos al sur de Tailandia. En un descanso que nos tomamos coincidimos los cuatro y acto seguido empezamos a hablar de la vida y los viajes. Conectamos al momento. Esa conversación y el reportaje que les hicimos a sus amigos fue lo que les llevó a contratarnos cuando un año después se pusieron a organizar su boda en el País Vasco francés.

BODA EN EL AYUNTAMIENTO DE BIARRITZ

El día previo a la boda en la iglesia Sophie y Marc se casaron en el ayuntamiento de Biarritz rodeados de la familia y los amigos más cercanos, fue una ceremonia muy acogedora y desenfadada, nos sorprendió toda la gente que estuvo presente. Después aprovecharon que ese día salió el sol para ir al paseo marítimo con todos los amigos, disfrutar de estar todos juntos y brindar con Champagne Moet Chandon (¡¿cómo no?!). Reencuentros y sorpresas para los novios, que viviendo en Hong Kong, fueron especialmente intensos y divertidos.

BODA CON LLUVIA

Era Septiembre y al sur de Francia el tiempo estaba bastante inestable. El cielo estaba de un azul oscuro cargado de agua. Cada vez que mirábamos las previsiones daban peor tiempo para el gran día, hasta el punto de ver en el mapa meteorológico el color morado por toda la zona. El día de la boda nos levantamos con un chaparrón de esos que no sabes muy bien si llueve de arriba abajo o de abajo arriba. ¡Paraguas y charcos por todos lados! Pero aunque pueda parecer un contratiempo, es divertidísimo jugar con los reflejos de los charcos, fotografiar esas nubes enormes y definidas, la profundidad que generan, todo mojado lleno de colores saturados… Si por mi fuera no se llevaban más huevos a Santa Clara 😉 ¡Me encantan las bodas pasadas por agua!

BODA EN LA IGLESIA DE BIDART

Afortunadamente el chaparrón dejó paso al chirimiri y de ahí pasamos a tener el sol de vez en cuando; vamos, ideal para hacer un reportaje de estos que se te quedan en la memoria para siempre. La boda en la iglesia de Bidart fue bellísima, con coro en directo, un cura cercano y amigable y un halo de mar por todas partes. Después de la ceremonia y de los saludos aprovechamos el camino que había de la iglesia a la finca para parar y hacer una pequeña sesión de pareja con Sophie y Marc. Fueron 10 minutos pero nos dio para hacer unas fotos de cine con un viento de película.

BODA EN LA MAISON TAMARIN, SAINT JEAN DE LUZ

Cuando llegamos al cóctel ya se habían despejado las nubes para disfrutar de las vistas y del increíble lugar donde está situada la Maison Tamarin. Antes incluso de que éste terminara ya empezaron las sorpresas de la familia hacia los novios y cuando la cena comenzó no pararon de celebrar, de compartir, de bailar, de saltar, de cantar… Nos hemos dado cuenta de que los franceses son personas que la celebración la llevan dentro de su ADN, tienen una energía desbordada en estas situaciones, y claro, para nosotros como captadores de instantes fue todo un regalo. Un momentazo fue cuando repentinamente todo el mundo empezó a pedir la canción de Paquito y con una fluidez tremenda hicieron una fila enorme todos sentados y se empezaron a tirar uno tras otro sobre la hilera de manos para que les llevaran en volandas. Hasta la madre del novio se atrevió a volar de esa manera. ¡Unos crack!

BODA EN PAÍS VASCO

Antes de pasar a la fiesta se invitó a todos a volver al jardín para encender farolillos de papel y liberar así cada uno sus deseos. Poco a poco el cielo se fue llenando de luces, deseos y estrellas.

Una vez de vuelta al interior Marc cogió su trompeta y junto con otros amigos empezaron a tocar, otro se animó y les acompañó cantando. Así es como empezaron el fiestón en un momento. Los invitados desatados del todo elevaron a los novios mientras Marc seguía tocando…

Y ahora que tenemos este gran recuerdo en imágenes, mi corazón sólo desea que la vida nos regale más bodas como ésta.

FEARLESS
ZANKYOU
INSPIRATION
fotografos de boda